viernes, diciembre 08, 2006

Visita Mística




En estos días he podido visitar una ciudad castellana mágica, fría y mística. He caminado despacio por sus calles serpenteantes y plazas empedradas rodeada de una majestuosa muralla, declarada Patrimonio de la Humanidad. He respirado ese aire frio y purificador del misticismo. Una ciudad llena de historia, religiosidad y arte donde sus escenarios medievales, con sus templos románicos y mansiones renancentistas se dan la mano para ofrecernos una mágica ciudad que evoca a otros tiempos. Además de todos sus templos, palacios, casas de la nobleza que se han destinado a museos muchas de ellas, me ha llamado poderosamente la atención la amplia agenda cultural de Avila, donde se mezclan encuentros, exposiciones, muestras, recitales y conferencias que hacen que haya un dinamismos cultural importante. He visitado alguna de ellas de las que me gustaría descatar por ejemplo una exposición de Mario Villegas " El laberinto interior y la luz del tiempo" en el Palacio de los Serranos; en este mismo lugar también pude disfrutar de una muestra sobre el cómic, ya que esta semana Avila organiza una semana de encuentros con el cómic, la exposición del dibujante David Lloyd, autor de la V de Vendetta.




Otra exposición interesante es la muestra antológica sobre el descubrimiento de América y la figura de Cristibal Colón, la exposición se denomina "Las dos orillas" conmemora el V centenario de la muerte del descubridor (1056); esta exposición quiere reflejar el viaje de la mano de Colón para descubrir la tierra con la que se encontró cuando llegó al Nuevo Mundo.

Ha sido una visita corta pero sin duda interesante que me deja con un buen sabor de boca para volver en otra ocasión a esta ciudad tan evocadora, pero quizás en otra estación un poco más calurosa.

1 comentario:

Marisol dijo...

Como no podía ser de otra manera, AVILA encandila a quien pasa por ella, dejando el regusto de volver en otra ocasión. Me alegro mucho que tu visita haya sido tan educativo-cultural. Avila, es una ciudad que por suerte a día de hoy está más viva que nunca, y eso lo hace la gente de allí, que a pesar del frío, o quizá por el frío se mueven tanto.
Besos