miércoles, abril 14, 2010

Coimbra




Alguna vez leí que Portugal es un país fácil de amar, pero difícil de entender, cosa que comparto totalmente; aún así cada vez que puedo y las circunstacias me lo permite, viajo al país vecino.







En esta ocasión la mini-inmersión lingüística nos llevó a Coimbra, ciudad universitaria, de calles estrechas y empedradas , escaleras empinadas y arcos medievales. Monumentos como la Sé Velha (la Catedral Vieja) del siglo XII, el Museo Machado de Castro en el Palacio del Arzobispo, la Iglesia y Monasterio de la Cruz Santa y la Universidad, una de las más antiguas de Europa y la primera de Portugal, son algunas de las joyas que pudimos visitar en Coimbra.




Esta ciudad, la tercera más grande de Portugal es cuna de las ciencias y de las letras e inspiradora de muchos poetas. Dividida en dos, Coimbra ha conservado en su parte Alta la zona más intelectual coronada por su vieja universidad, mientras que en la Baja, a orillas del Mondego se desarrolla un espíritu más comercial.


El fin de semana pasó rápido mientras, un puñado de amigos, recorriamos sus "ruas" y "largos", saboreábamos sus manjares típicos y disfrutábamos de las vistas del apacible rio.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta visitar, de vez en cuando, Portugal a través de tu blog. Siempre le he tenido un cariño muy especial, a ti y a Portugal :)

Rosa.

maria dijo...

Obrigada, eu também, beijinhos.